Una vida con el balón… La historia continúa


Niño futbol

El fortalecimiento de los vínculos de amistad que se crean a lo largo de nuestro camino por la vida ya sea con familiares, amigos, desconocidos e incluso objetos o mascotas nos permite a los seres humanos, ser sociables y sobre todo guardar grandes recuerdos, la historia de aquel pequeñín y su balón son el claro ejemplo de que solo con el deseo y mucha imaginación la amistad crece de manera inconmensurable

La historia anteriormente contada, como les mencione, no terminó ahí…

Aquel niño que después de descubrir que su mayor deseo era compartir tiempo de recreación con su mejor amigo el balón, inevitablemente, continuo creciendo y con el, surgieron nuevos intereses, ideales y hasta nuevos problemas, cambios físicos y emocionales repentinos muy severos, situaciones sentimentales exasperantes causadas por el desconcierto de juventud, entre muchas otras cosas empezaron a surgir complicando los pensamientos de un niño en crecimiento entrando a una nueva etapa de su vida.

Aunado a esto, a veces las experiencias de la vida son duras y crueles, cuando crecemos nos volvemos seres egoístas y a veces inconscientemente nos olvidamos de aquello que nos hacia felices apenas unos años antes y lo vamos apartando de nuestro camino con la excusa de que “ahora ya no hay tiempo para eso…”

Cuando aquel niño empezó a sentir las inquietudes comunes de cualquier infante que entra en la etapa de la adolescencia y se quiere comer el mundo de un bocado, la vida parecía ensañarse con el, las carencias ahora no solo podían ser ignoradas con la despreocupación de ser infante, si no que esta vez tenia que aprender a enfrentarlas, empezando a pedir oportunidades de trabajo desde muy joven, para conseguir algo de dinero, para ayudar a sus padres con el pago de la escuela, libros, uniformes, zapatos, gastos etc…

Llego un momento en que aquel ahora ya todo un joven tenia tantas cosas en la cabeza y decisiones importantes que tomar, sin el consejo y la orientación de los padres que por la situación economica descuidaban esa necesidad de un aprendiz de la vida, todo en conjunto lo orillaban a recurrir a la salida mas fácil, dejar de estudiar… la vida se complicaba económicamente mas de lo que ya estaba, la ausencia moral de el interés de los padres por los logros académicos pero pendientes de la terminación y el cumplimiento de los estudios por lo invertido en ello, mermaban la capacidad y el interés de aquel solitario joven por seguir adelante convencido plenamente de que la escuela no era lo suyo.

Con la edad, llegaron los pensamientos derrotistas, pensar que nadie le comprendia, que sus padres no lo querian, que ellos no saben de la vida, de los problemas de juventud… tantas cosas, pareciera que la puerta de la frustración dejaba entrever el camino mas sencillo de dejar el estudio estaba al final del pasillo.

Sumergido en una tormenta de ideas alimentadas por la frustración, sumado a que su carácter osco no le permitía sumar amistades, y la “fealdad” adquirida provocada por la pubertad en las facciones cambiantes de aquel joven, lo volvieron un ser ermitaño, amargado y solitario, sin duda una etapa dificil.

Solo habia una manera de salir de ese embrollo, enfrentar las cosas con las pocas “armas” que tuviera a la mano y la amistad sembrada de niño con aquel balon, que parecia crecer de la mano con aquel joven, ahora no solo brindaba su amistad plena, si no que servia como objeto de terapia contra la soledad y aclarar las ideas de no rendirse en los momentos que estaba atravesando.

Cuando este joven mas solo se encontraba… volteo su mirada y al fondo de su cuarto lo miro.. con los golpes y raspones adquiridos por las largas horas de juego bajo el sol que guardaban los recuerdos y los grandes momentos al lado de ese niño que hoy nuevamente lo necesitaba mas que nunca…

Aquel joven solitario, uraño, osco, agresivo, rebelde necesitado de expresiones de amor en muchas ocasiones, una vez mas encontraba el aliado perfecto para su salud emocional… un balon…

Cuando aquel joven se sentia triste, desinteresado, cabizbajo y algunas veces hasta derrotado a pesar de tener toda una vida por delante para luchar y aprender, su balon le demostraba su amistad incondiconal estando ahi…

El joven podria pasar horas y horas rebotando la pelota contra la pared, y sin saberlo empezo a descubrir que el movimiento constante del balon era como si le dijera “SI TU ME LANZAS CON FUERZA YO REGRESARE CON FUERZA”, “NUNCA ESTARAS SOLO MIENTRAS YO ESTE CONTIGO”, “PERSEVERA, Y TRIUNFARAS” y con la magia de no poder emitir palabra alguna…

Lo que para algunos podria ser solo una tonteria de perder el tiempo rebotando o pateando una pelota contra una pared, para otros se vuelve parte fundamental en su vida, una amistad ferrea y en crecimiento constante, terapia gratuita y mientras el balon tuviera vida, consejos puros y sinceros sin decir una sola palabra… Todo eso significaba ese objeto redondo que nunca se nego a ofrecer su terapia, su ayuda psicologica, y su amistad sin pedir nada a cambio…

Se puede decir que aquel joven tentado a dejar los estudios por la necesidad economica muchas veces, tentado a probar las drogas, tentado a delinquir e incluso a sentir esa horrible sensación de suicidio que aqueja a muchos otros en esa edad tan complicada, hoy en dia rinde su mas sincero tributo y agradecimiento a aquel objeto que apesar de no tener vida sin duda pareciese tener alma…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: