Entre la lluvia y la nostalgia


Estoy junto a la ventana, veo mi reflejo distorsionado desvanecerse por la lluvia que cae frente a mi, parece tener un efecto nostálgico sobre mis pensamientos y emociones.

Los recuerdos llegan tan súbitamente que invaden mi cabeza, momentos del ayer que son recordados uno a uno como las gotas de lluvia que caen sobre el cristal de mi ventana. Algunos buenos, otros malos, pero todos en conjunto describen una historia que en ocasiones me gustaría volver a vivir.

Concentro la mirada en un punto inexistente en el cielo infinito como si buscara una respuesta a ese maremoto de pensamientos que me invade de repente y provoca que por momentos esboce una sonrisa recordando lo que ya paso…

El hubiera… envidiando a los recuerdos.. sin anunciarse se hace presente, intentando poner en duda las decisiones tomadas a lo largo de la historia, como queriendo conjugarse con otras posibilidades del ayer ofreciendo resultados inexistentes hoy… nada puede cambiar lo hecho en el pasado

La lluvia continua, por momentos intensa, y otras veces apacible, como un torbellino de ideas creadas por los recuerdos en mi cabeza… el sonido de las gotas al caer sobre el suelo, parece tan placentero, que por algunos instantes es capaz de arrullar el pensamiento como si quisiera calmarlo… pero se intensifica tan de pronto que nace dentro de mi ser, un huracán de recuerdos y emociones en el alma que son difíciles de controlar

Miro el reloj y noto que han pasado solo un par de minutos, y concluyo que es tiempo suficiente para que mi cabeza y mi corazón se enfrasquen en una batalla de sentimientos, ideas, pensamientos y recuerdos provocados por la nostalgia de un lluvioso día gris

después de un tiempo prudente admirando el encanto de la lluvia… mi subconsciente me traiciona y me obliga a salir a la calle a caminar por entre los pequeños e inofensivos riachuelos de agua, quienes valientes, se enfrentan con gallardía contra el arrugado cuero de mis viejos zapatos, los cuales, ante la férrea marejada caudalosa parecen disfrutar de ese singular embate tanto como yo…

Tan sorpresivo como sublime, el recuerdo de mi niñez me abruma y me permite liberar de las penas y pesares que me aquejan estos últimos días, tan es así, que ni siquiera pienso que podría enfermar por el acaudalado afluente de agua que ahora me cubre…

La vida es de momentos y al poco rato uno de ellos interrumpe mi felicidad ficticia, el cielo comienza a despejarse lentamente, la lluvia que hasta hacia unos instantes me hacia recordar los días del ayer, sin ningún preámbulo, ahora me abandona dejando que mi alma regrese a su realidad… tan honesta y difícil como es posible

Regreso empapado junto a aquella ventana en la que todo comenzó, nada es igual, ahora el brillo del sol se refleja en su cristal como si me dijera que ese día gris se ha ido, es momento de llenarse de energía y dejar la lluvia con su nostalgia atrás como una sutil y seductora provocadora de recuerdos… y comenzar a escribir un nuevo capitulo en la historia de mi vida…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s