El porque de las cosas…


No tengo la menor duda de que todos los días se aprende algo nuevo y muchas veces de quien menos lo esperas. Esta es la típica frase que se puede aplicar a cualquier tipo de acción o persona, incluso haciendo referencia hasta un cuadro sentimental que es generalmente muy amplio y diverso.

Existen miles de situaciones de las que puedes aprender, y hablando especificamente en el ambito sentimental, las experiencias de vida pueden enseñarte mucho, solo que los metodos son algunas veces muy crueles y dolorosos.

Para cualquier circunstancia existe una respuesta o solución que nos permite salir de una situación enredada, pero que hacer en el terreno tan complicado y doloroso de lo sentimental cuando te das cuenta que la persona a quien le demuestras tu amor hace algo indebido y rompe la confianza que tanto se esforzaron en obtener para solo terminar preguntándose “Porque ?”.

Haciendo referencia a un ejemplo mas actual, una de esas veces en que gracias a las poderosas y a veces tan temidas redes sociales, alguien de manera involuntaria, o perjudicialmente voluntaria, sube una imagen de tu pareja, tomada de la mano, abrazada, incluso siendo besada por alguien mas que no eres tu. En menos de un minuto llegas a vivir un huracán de sensaciones internas tan devastadoras que si no eres lo suficientemente fuerte pueden terminar con algunas consecuencias graves.

Sentimiento por sentimiento, inicias claramente con la sorpresa, tu rostro parece desencajarse, salirse de su zona de confort, casi de inmediato una vez que la sorpresa ha pasado, una severa disputa entre la ira y la tristeza se desata dentro de ti, las famosas “lagrimas de coraje” comienzan a aparecer respaldadas con la duda de “porque lo hizo?”. Es en este momento donde nuestro corazón se encuentra mas vulnerable y parece pedirle a nuestra cabeza con mucho ahínco que cometa un acto irracional en contra de la persona que amas, los deseos de insultar, agredir, blasfemar, incluso hasta pensamientos de suicidio y muerte se apoderan de nuestro subconsciente.

Es en ese preciso instante en el que toda tu experiencia de vida, tu madurez, tus vivencias, y sobre todo tu auto-control, son fundamentales y decisivos para no hacerle caso a los celos irracionales del corazón y llegar a perder la cabeza cometiendo una tontería que te pueda perjudicar permanentemente o de la que te puedas arrepentir toda tu vida.

Lamentablemente ni el mejor de todos los seres humanos es capaz de consolar un corazón que se siente tan sensible en el momento de darse cuenta que lo han traicionado, en verdad duele, una vez que superas esos minutos de incertidumbre, debes estar dispuesto a tomar decisiones trascendentales, quizás hasta darle vuelta a la pagina, ya que lo peor ha pasado, ahora solo resta enfrentarse, aclarar las cosas y terminar la relación lo mejor posible, no sin antes haber obtenido las respuestas que aunque nunca sirven de nada, siempre terminas solicitándolas sumergiéndote en una guerra de interminables “porque’s” como si con eso lograras remediar el dolor de tu corazón.

Enfrentar la realidad de las cosas para cualquier ser humano siempre es mas difícil que inventar una mentira, podemos llegar a ser tan insensibles que confiamos en que la mentira no se va a descubrir nunca o que solo la utilizaremos de manera temporal en lo que buscamos como suavizar la verdad para que “no duela tanto”, cosa que nunca resulta o que a veces suele acarrear consecuencias mucho peores.

El alma termina siendo el único recurso disponible que auxilia a nuestro corazón a sobrellevar ese, por momentos insoportable dolor. Parece explicarle de una manera profundamente sabia el porque esa persona a quien le dedicaste tu tiempo, tu amor y sobre todo tu confianza termino por tomar una decisión que te lastimo de forma tan severa.

Las mentiras suelen parecer la salida mas fácil y rápida, pero nunca van a ser mejor que decir la verdad en el momento adecuado. Eso nos evitaría una cantidad enorme de problemas y no terminaríamos en una infinita lluvia de “porque’s” innecesarios que solo alargan la agonía del corazón enamorado.

Recuerden, una verdad dolorosa es como una estaca enterrada en el corazón, duele mucho pero solo duele una vez, las mentiras es como caer en una cama llena de espinas, que a pesar de intentar levantarte, te seguirá lastimando.

Anuncios

2 comentarios sobre “El porque de las cosas…

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s