Figuras en las nubes

Nube

Uno de esos raros días en los que no tenía nada que hacer y por alguna razón insólita que aun desconozco sentí mucha curiosidad al ver una nube, si, así es, escucharon bien, por una nube, nadie pensaría que ese detalle me ayudo a inspirarme a escribir esto:

Curiosamente, siempre estoy al pendiente de las cosas que ocurren a mi alrededor, tratando de obtener la mejor perspectiva de situaciones que podrían ser poco o nada interesantes, en pocas palabras acostumbro perder el tiempo en cosas triviales que para algunos no tendría sentido pensar, mucho menos hacer. Volteo hacia el frente, hacia los lados, incluso a mis espaldas, pero, he notado que casi nunca volteo hacia arriba, y sin querer he descubierto una belleza inmensa.

Con una forma curiosa entrelazándose en el azul del cielo, una nube se aparece, tan blanca como el algodón y tan peculiarmente deforme que permite a mi imaginación soñar con figuras de todo tipo al verla sobrevolar encima de mi, nunca me había detenido a dedicarle unos minutos de observación y al hacerlo me encontré con una enorme sorpresa.

Todas las nubes parecen ser iguales, pero una de ellas sobresale, una en especial que me hizo recordar cierto rostro del pasado.

No se si fue mi subconsciente que todavía a pesar de que ha pasado tanto tiempo, que las cosas desde que te fuiste han cambiado demasiado y lo peor de todo es que, se que es para siempre, insiste en buscar esa sonrisa coqueta inigualablemente tuya en todas partes, en todas las cosas, supongo de manera conformista que ese sera el castigo eterno a mi pensamiento.

Reacciono tan de pronto como me doy cuenta, intento borrar de inmediato esa imagen de mi mente, cierro mis ojos con fuerza, agito mi cabeza y pienso frenéticamente en cualquier otra cosa que no tenga que ver con alguno de tus recuerdos, por fin parezco lograrlo, pero es solo por un par de minutos, el engañar mi mente no me da buenos resultados pero se que tengo que continuar hasta que por fin pueda olvidarte.

Dicen que hay muchas cosas a nuestro alrededor de las que ni siquiera nos percatamos, esa nube en el cielo me lo demuestra, su color blanco brillante, me recuerda el brillo que reflejaba tu rostro cuando nos mirábamos fijamente al encontrarnos de nuevo. La suave brisa del viento simula acariciar mi rostro y me hace recordar la suavidad de tus manos cuando me acariciabas de una manera tan sutil que embelesaba.

Sin dejar de observar esa encantadora y enigmática nube, mis pensamientos se complementan involuntariamente con una canción de fondo que se escucha a lo lejos, extrañamente es una que le dedique alguna vez a esos cautivadores ojos, cuya enigmática mirada hoy ya no quiero recordar.

En un instante, lo que parecía ser un momento de relajación interminable, súbitamente se ve interrumpido por un fuerte viento que se deja sentir, cambiando dramáticamente esas figuras en las nubes que tantos recuerdos me traen, comienzan a perder su peculiar forma, incluso su característico color blanco se torna irremediablemente en un caprichoso color gris sumamente triste, tan cambiante es el clima como mis pensamientos, que al ser abrazados por los brazos de la nostalgia, se hunden en las profundidades de la tristeza por culpa de lo ya perdido.

Los oscuros nubarrones parecen querer agregarse a la historia que se forma en mi cabeza, en todos los relatos existe un villano, y esas nubes son el candidato perfecto para protagonizarlo. Sus formas grotescas y agresivas son como los malos recuerdos del ayer, tan es así, que provocan que derrame una lagrima en mi mejilla, que se pierde con las primeras gotas de lluvia que comienzan a caer, obligándome a terminar mi historia.

La intensa lluvia me induce a dejar de observar el cielo y con ello, se alejan mis pensamientos simulando a las hojas de los arboles que el viento de otoño arrastra sin cesar, mi mente se aferra, a petición plena del corazón, a seguir intentando finalizar la historia, pero hoy ya es imposible, las nubes de lluvia han llegado.

Todo en el mundo puede servir de inspiración pero pocas cosas pueden provocar que te recuerde, las figuras en las nubes se han convertido en una de ellas, mientras tanto mantendré la esperanza de que algún día esas figuras en el cielo dejen de motivar tu recuerdo… algún día sucederá… pero hoy no…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s