Carácter o personalidad ?

doble personalidad

Desde tiempos inmemoriales he escuchado muchos malos comentarios sobre mi carácter, lo malo es que siendo honesto y reconociéndolo, la gran mayoría, si no es que todos, tienen razón. Que si soy grosero, agresivo, osco, amargado, enojon y otras expresiones mas directas que no viene al caso mencionar.

Amistades tengo pocas, realmente muy pocas, y mi carácter simplemente es bastante renuente a ayudarme a que esa estadística mejore, entre la difícil niñez que viví, una juventud desorientada y carente de liderazgo, pero con la firme determinación de no terminar por sumergirme en el lodo del que provengo, he llegado hasta donde estoy, que quizás no es mucho, pero con un esfuerzo caótico, por lo menos es algo.

El punto es que sin proponermelo descubrí que el establecer la delgada linea imaginaria entre el carácter y la personalidad puede traer consecuencias severas en cuanto a las relaciones sociales y laborales, es decir, elegir entre tener un carácter firme, fuerte, que te ayude a sobresalir de la situación mas complicada, con la cabeza en alto y hasta estar orgulloso de tu decisión, no siempre es la mejor opción, ya que si permitimos que nuestro carácter termine por controlarnos, esto posiblemente determinara nuestra personalidad la cual, cabe mencionar, no se caracterizara por ser la mas agradable.

Pero, hasta donde es bueno ser bueno ?.  A mi personalmente me cuesta mucho trabajo ser buena persona, pero tengo una facilidad impresionante para volverme un ser poderosamente aberrante, no es algo de lo que este orgulloso, pero me ha funcionado para mantener una barrera defensiva contra las personas que quisieran herirme o hacerme daño, aunque en algunos casos solo me caen mal XD. Pero como dicen todo en exceso es malo, esa manera “natural” de pensar y de estar a la defensiva en todo momento, casi siempre termina por fastidiar mi entorno.

Una vez dicho lo anterior, el ser una persona buena como la sociedad exige que lo seas, en lugar de ser como realmente eres, es una lucha complicada, constante y cuesta arriba, al final del día todos terminamos convirtiéndonos en víctimas de los estándares que como sociedad hemos establecido para agradar a los demás. Incluso en las redes sociales, nos volvemos extremistas con los comentarios, es decir, la diferencia entre un comentario pensante o un comentario natural es notoria, el primero te puede atraer felicitaciones y comentarios positivos, el segundo puede acarrearte problemas y ser etiquetado de por vida, aunque haya sido una flagrante equivocación.

Por ejemplo, cuando emitimos una frase de la cual no somos propietarios, pero por su composición literaria nos agrado, llegamos a recibir una cantidad abundante de buenos comentarios, incluso de personas que por los estándares previos antes mencionados, ni siquiera pensábamos que llegaran a emitir una opinión tan positiva al respecto. Síntoma inequívoco de que existen(timos) algunas personas a las que nos cuesta decir las cosas de manera personal, pero no por eso pensamos diferente aunque nuestro carácter demuestre lo contrario. Ser reservado es parte de nuestra “personalidad”.

Claro que como en toda regla existen las excepciones, hay personas que son realmente buenas y naturalmente agradables, así como personas que simplemente no lo son, eso crea un carácter, el cual a su vez determina la base de la personalidad mediante la cual se rige. Hay ocasiones en que curiosamente nuestra “vida digital” es muy distante de lo que suele ser nuestra “vida real”. Aquellos que no nos conocen en persona pueden llegar hasta enamorarse de nuestros comentarios, frases, imágenes, incluso de nuestro avatar, porque ahí siempre mostramos nuestro lado “feliz”,  pero si se conviviera con dicha persona a diario, lejos del margen limitado de sentimientos que establecen las redes sociales, podríamos percibir que se puede tener una personalidad y un carácter muy distintos de los que se dan a conocer por la web. No importa si es bueno o malo simplemente es distinto.

Por hay dicen que “en facebook todos somos felices, si no me crees, mira mi selfie”, basándonos exclusivamente en el manejo de nuestra cuenta en esa red social, sin contar con lo que opinen los demás, ya que eso puede variar según el contenido del comentario de los receptores. Nuestro grado de positivismo puede contagiar a cualquiera, aunque la realidad sea muy diferente.

Palabras mas, palabras menos, los diferentes y multivariados tipos de personalidad son los que “le dan sabor” a esta vida, no se debe intentar comprender el porque de su existencia, si no aprender a convivir con esas distintas maneras de ser y de pensar. Si todos fuésemos iguales estoy seguro que la vida seria muy aburrida…

” La personalidad del hombre determina por anticipado la medida de su posible fortuna “

                                                                                                                                   Arthur Schopenhauer

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s