Lecturia, un planeta mas alla de las palabras

El Bloguero Solitario

Soy habitante de un planeta llamado tierra, mundo perteneciente a una galaxia conocida como vía láctea, mi planeta es uno de nueve existentes en nuestro sistema solar, el único en donde se sabe que hay vida hasta hoy, una vez que esta historia se descubra las cosas cambiaran y la humanidad ya no opinara lo mismo.

He pasado mi vida dedicado a la industria aeroespacial, soy lo que en mi planeta se conoce como astronauta, desde muy pequeño me fascinaba saber que hay más allá de las estrellas, tenía la curiosidad de saber si existía alguna forma de vida diferente a la conocida en mi planeta, aprender sobre las constelaciones, galaxias, cometas, asteroides, planetas, sistemas solares, y todos los misterios que existen en el infinito universo en el que vivimos, alimentaba mis ansias de conocer el espacio exterior.

Mi carrera no fue para nada sencilla, muchas horas de estudio, constantes desvelos, enormes sacrificios, tanto económicos ó por la falta de tiempo para realizar otras actividades diferentes, incluso paso por mi cabeza la idea de abandonar este sueño en un momento de sumo fastidio, pero hoy gracias al esfuerzo en conjunto de quienes me han apoyado en la travesía de mi vida puedo presumir que todo ha valido la pena.

Aún recuerdo el momento preciso en que una institución gubernamental llamada N.A.S.A. me contactó, fue tan sorpresivo que una vez que sucedió desconocía por completo cuál era el protocolo a seguir, no es como los trabajos comunes en los cuales enviabas tu currículum solicitando una posible entrevista de trabajo, esta institución se maneja diferente, yo era maestro de física y astrología en una universidad de renombre fuera de la ciudad en donde nací, eran días difíciles ya que me encontraba en un momento en el que por razones obvias ya comenzaba a surgir en mi cabeza la idea de abandonar mi sueño.

Ese día en particular, me encontraba revisando exámenes de algunos de mis alumnos, cuando una persona del departamento de recursos humanos de la universidad toco a la puerta de mi salón de clasesBuenos días profesor – un saludo ansioso denotaba una misteriosa sorpresa y alegría detrás de su gesto – Buenos días – respondí un tanto escueto y desinteresado por estar concentrado en resolver las calificaciones de los exámenes que tenía en mis manos. – llego una carta de la NASA dirigida a usted – me dijo con cierto entusiasmo contenido como si quisiera conocer de qué hablaba en su interior – de la NASA ? – pregunté con sorpresa casi al mismo tiempo en que arrancaba groseramente la carta de sus manos.

Abrí ese sobre con tanta ansiedad por saber cuál era la noticia que por poco y la rompo, afortunadamente logre controlarme a tiempo justo antes de que sucediera, incluso no me había percatado de que aun tenía compañía supervisándome con ahínco, respire profundamente y comencé a leer…

Profesor Roosevelt Kings

Hemos estado observando su trabajo en fechas recientes y queremos invitarlo a formar parte de nuestro próximo proyecto de viaje al espacio exterior, si está interesado, nuestro equipo lo contactara personalmente para brindarle instrucciones precisas sobre cómo empezar a formar parte de nuestra institución.

Atte: N.A.S.A.

Solo un párrafo y cuatro renglones en esa carta eran capaces de darle un giro tan radical a mi vida, reavivando un sueño que yacía en el fondo de mis más profundos recuerdos de niño. Mi sorpresa fue tal que me quedé pasmado, sin decir palabra alguna, como si el tiempo se hubiese detenido, mi cuerpo petrificado hubiese sido capaz de pasar desapercibido en el mayor de los conglomerados, que solo él pestañeo de mis ojos lo habría denunciado – Profesor Kings, Profesor Kings se encuentra usted bien? – la voz un tanto preocupada del portador de semejante noticia me hizo reaccionar – si si estoy bien estoy bien – respondi con voz temblorosa a la par de salír corriendo del salón de clases sin importarme nada más que no soltar esa carta.

Apresure mi paso con rumbo a mi automóvil sin despedirme de nadie, aún no sé cómo conduje mi coche hasta mi recinto, es un espasmo vasovagal que aún no consigo descifrar pero que poco importaba en esos momentos, recuerdo que llegue, me senté en mi viejo sofá y respire profundamente tratando de asimilar la noticia. Apenas podía creerlo, yo, un humilde maestro de ciencias invitado por la NASA a viajar al espacio exterior?, me repetía una y otra vez la misma pregunta en mi cabeza con una mezcla de asombro y sorpresa – porque me eligieron a mí ?-.

Una vez comprendida y asimilada la noticia, el estruendoso ruido del teléfono me hizo reaccionar, hablaban de la universidad, había olvidado los exámenes sin revisar de mis alumnos además de mis cosas personales por la premura de salir casi corriendo del salón de clases. Prometí regresar tan pronto como pudiera, pero jamas lo hice.

Fue una noche larga, no pude conciliar el sueño, la noticia seguía dando vueltas en mi cabeza, celebrando el haber sido elegido para poder cumplir mi sueño, pensaba mil cosas irrelevantes como por ejemplo en una estadística para satisfacer mi egolatría interior – entre cuantas personas del mundo abre sido seleccionado ?, abre sido el primero o alguien más ya rechazó la propuesta?, – ninguna de las posibles respuestas que se me ocurrían en el momento tenían alguna importancia, ni tampoco cambiarian el rumbo de esa nueva aventura que estaba por venir. Después de un largo rato, el cansancio terminó por vencerme.

Al día siguiente apenas aparecían los primeros rayos del sol, estaban tocando a mi puerta con tal fuerza que casi la derriban, era imposible no despertarse con semejante ruido, desperté y me dispuse a atender al llamado, dos hombres de gesto serio y de buena presencia se presentaron ante mi – Profesor Roosevelt Kings, hemos venido por usted, somos de la NASA – mi asombro fue tal que en menos de un minuto termine de asearme y cambiarme para acompañar a esos dos extraños personajes. Una vez en el coche, no esbozaron palabra alguna, yo tampoco pregunte, aún seguía estupefacto por la noticia pero dispuesto a perseguir mi sueño y cambiar el rumbo de mi vida.

Apenas pasaron unos minutos en el camino y no podía creer lo que veía, estaba frente a las instalaciones de la NASA, fue justo en ese momento en donde me di cuenta que mi sueño estaba apunto de comenzar…

          (Continuará)….

Anuncios

2 comentarios sobre “Lecturia, un planeta mas alla de las palabras

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s