Enlace

Lecturia, un planeta mas alla de las palabras (capítulo 2)

instalaciones de la NASA

Conociendo las instalaciones

La seguridad en esta institución es tal y como me la imagine, un sinumero de guardias, casetas de vigilancia, sistemas de seguridad biometricos, incluso personal militar resguardando hangares, pero creo que no es para menos, ya que la mayoría de los secretos de nuestro universo incluidas supuestas conspiraciones alienigenas deben de estar almacenados en este recinto.

Continuo mi tour por estas enormes e intimidantes instalaciones sin recibir una sola palabra o recomendación por parte de los dos tipos extraños que me han traido hasta este lugar, hemos recorrido solo una pequeña parte del inmenso territorio de esta institución, y he de confesar que parezco niño en el aparador de juguetes en epoca de navidad, intento permanecer ecuánime ante la evidente emoción que se encuentra contenida en mi interior pero hay momentos en que se vuelve incontrolable.

Por fin el vehículo se detiene, los dos personajes que me escoltan descienden y con voz firme me dan la orden – descienda del vehículo por favor profesor – sigo sus indicaciones de inmediato sin oponer la más mínima resistencia, tan asustado como entusiasmado, espero la siguiente instrucción – síganos por favor  – camino con suma ansiedad esperando ver que me depara el futuro próximo.

Nos dirigimos con paso firme hacia el interior de uno de los edificios de este complejo gubernamental, y en mi corto andar comienzo a observar a mi alrededor encontrándome con herramientas que por mis estudios y experiencia deberían de parecerme familiares pero que jamás tuve la oportunidad de ver tan de cerca, algunos de una magnitud exorbitante. Súper telescopios de largo alcance, cámaras de despresurizacion, brazos robóticos con reconocimiento de voz, laboratorios espaciales y muchas otras cosas tecnológicas que desconozco, sin embargo existe una que llama total y poderosamente mi atención, una que nunca en mi vida había visto pero sé que ha existido desde que se realizó el primer viaje al espacio.

Estaba ahí frente a mis ojos, en un estante de cristal, preparado especialmente para hacerlo lucir tan impresionante como imponente, colocado con extrema firmeza y en una posición que lo hace ver como todo un digno representante oficial de la aventura, el valor y la gallardía que se requiere para viajar al espacio exterior. El asombroso traje espacial.

Aunque solo fue un instante el que estuve frente a lo que yo denomino como “la maravilla creativa de la NASA”, su impacto en mi persona fue tan profundo que veía muy lejana la posibilidad de que alguna vez pudiera portarlo, ni siquiera me sentía con la personalidad suficiente para que alguna vez yo y ese maravilloso invento compartiéramos una aventura en el infinito espacio exterior, la idea me consumía aceleradamente por dentro pero una voz desconocida interrumpió mi momento – No se detenga profesor, nos están esperando – dijo aquel singular personaje dando la orden con firmeza irrefutable al tiempo que aceleraba su paso con rumbo desconocido.

Me convertí en su sombra personal durante todo el recorrido hasta que después de unos minutos, por fin nos detuvimos en lo que parecía ser una especie de laboratorio de pruebas, uno de ellos me abrió la puerta mientras me entregaba la última instrucción – siga de frente por este pasillo profesor, bienvenido a la NASA – si no es por esa especie de sonrisa oculta juraría que esos extraños personajes de andar y vestir impecable no eran de este mundo, lo cual no sería tan desatinado estando en el lugar en el que me encontraba pero no fue así.

Recorrí ese pasillo sumamente extasiado, mientras caminaba pensaba en sí existiría la posibilidad latente de poder cumplir mi sueño de viajar al espacio, pero nuevamente mi momento del pensamiento fue interrumpido abruptamente – Profesor Roosevelt Kings, bienvenido, soy Alexei dimitri, científico aeroespacial y jefe del laboratorio de pruebas espaciales de la NASA – me dijo con un marcado acento ruso mientras yo quedaba estupefacto ante la presencia de ese personaje, por un instante no supe que responder, dicen los que me vieron en ese entonces que parecía un fantasma por el evidente tono blanco un tanto traslúcido que me tomo por sobresalto, después de unos instantes y una vez que la sangre me regreso al cuerpo pude hilvanar un par de palabras – mucho gusto señor – dije mientras tartamudeaba por no terminar de asimilar la situación.

El continuó – supongo que le gustaría saber porque lo hemos traído a este lugar profesor, pues bien se lo diré, hemos monitoreado su trabajo durante mucho tiempo, su nivel de conocimiento acerca del universo exhibido en su ensayo publicado hace unos meses provocó que nos interesaramos en sus habilidades, esa es la razón principal por la que usted fue elegido de entre un grupo amplio de profesores de ciencias, además no se ve tan mal físicamente – dijo con un ligero tono de broma al final – creemos que usted junto con otras cinco personas de diferentes áreas son la tripulación ideal para trabajar en nuestro próximo proyecto, y bien dicho esto, qué opina profesor ? – la pregunta fue tan directa y contundente que mi respuesta parecía haber sido anticipada por todo el personal que estaba a mi alrededor – cuando comenzamos a trabajar ? – conteste con una sonrisa evidente que delataba mi entusiasmo por asumir un rol de interés en el centro de investigación espacial más importante del mundo.

Una vez que recibí las respuestas que buscaba, me otorgaron la bienvenida oficial, y me brindaron el tour para conocer las instalaciones, me dispuse a trabajar, estaba tan extasiado que olvide mi rutina diaria, llegar a ese lugar fue un verdadero parteaguas en mi forma de hacer las cosas. Mi lugar de trabajo lucia impecable, completamente privado del ruido exterior pero con la tecnología de comunicación mas avanzada disponible.

Por fin sentado en mi nueva silla ergonómica de ultima generación, mientras respiraba profundamente, me tome unos minutos para reflexionar sobre mi situación, un par de días antes estaba dando clases en la universidad, sin mucho que contar, anhelando desesperadamente un cambio en mi rutinaria vida, hoy, formo parte de un grupo de investigadores del espacio considerado como los mejores del mundo.

Justo en ese momento pude decir que la aventura por conseguir mi sueño de viajar al espacio exterior había comenzado…

(Continuará…)

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s