Carta de un blog a santa claus


Estoy sumergido en una disyuntiva, se acerca el periodo vacacional de mi “alter-ego” que es el individuo que me trajo al mundo virtual, trabaja en el mundo real y es quien me mantiene vigente para poder seguir escribiendo en la web. Son quince días de “asueto” los que va a percibir pero, mientras tanto yo que hago?

De por sí, la competencia para publicar cosas atractivas e interesantes en la internet es durísima, muchísimos entusiastas de “la escritura web” parecen no descansar, todos los días tienen varios temas para publicar, yo batalló para que mi “alter-ego” tenga oportunidad de siquiera cumplir con su publicación semanal de los viernes, y temo que al tomarse vacaciones me dejará en el limbo y perderé parte de los pocos seguidores que me visitan, o peor aún, perderé a todos.

Sé que para los seres humanos siempre es bueno tomarse un descanso de todo lo que tenga que ver con tecnología para que puedan volver a apreciar las cosas que están a su alrededor, que muchas veces por estar ensimismados en asuntos de trabajo o incluso de la rutina diaria, no se dan el tiempo para detenerse y observarlos. Pero siento que voy a correr el riesgo grande de desaparecer y eso me asusta.

De cierta manera, me anima pensar que mi “alter-ego” tomará estos días de descanso con mucho entusiasmo, porque dicen los humanos que después de tomarse un respiro de las cosas mundanas, el cerebro se libera de tensiones que viene acarreando durante todo el año, y el alma después de mucho peregrinar por fin se siente tomada en cuenta, los sentimientos afloran, las ideas llegan, y las palabras comienzan a fluir sobre el papel. Si eso sucede, el mayor beneficiado sería yo, eso es seguro.

Sin embargo, temo que en estos días después de apenas estar por cumplir la meta que nos propusimos mi “alter-ego” y yo en enero del 2015, acerca de tratar de escribir temas durante todo un año, no se vaya a cumplir a tan pocos días de concretarlo y mi imagen se quede muy pronto en el olvido. Las redes sociales son voraces, siempre están ansiosas de nuevo contenido, la presión por mantenerse vigente en el recuerdo de la gente que te sigue es abrumadora, en una semana el ser humano es capaz de olvidarse de lo que ha leído de manera efímera. Obviamente podrían olvidarse de mí.

Según se por el poco tiempo que tengo existiendo en el mundo virtual, los humanos, incluido mi “alter-ego” acostumbran celebrar una fiesta en estas fechas a la que llaman navidad, en donde todos le escriben una carta a una persona a la cual conocen con distintos nombres en todo el mundo. Aquí lo llaman Santa Claus.

La tradición consiste básicamente en que todos aquellos que creen en él, le pueden escribir una carta con sus deseos y peticiones para que, en la noche de navidad, Santa Claus les cumpla sus sueños. En mi angustia y pesadumbre por seguir subsistiendo en este mundo virtual, he escrito una carta con un pequeño deseo…

Querido santa:

Soy un ser virtual que en tu mundo no existe (o quizás si?), sé que no me conoces y que probablemente nunca lo harás, pero si eres real como todos los humanos creen que lo eres, por favor, si puedes, envíame un intenso descanso para mi alter-ego, de los más grandes que tengas, sé que él lo disfrutará mucho porque lo necesita y eso aumentará mis posibilidades de sobrevivir.

Que tengas una Feliz navidad atte.: Tu amigo, el blog

Espero que santa como le dicen, pueda cumplir mi deseo, por el bienestar de mi “alter-ego” y por mi propia existencia.

Felices vacaciones…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s