¡Eeeeeeehhh Puuuutttoooo!


Como lo he manifestado varias veces en este blog, soy fanático del fútbol, durante toda mi vida me ha servido como ejercicio, como una manera de relajarme, incluso como terapia mental pero no es él deporte en si lo que me ha motivado a escribir sobre esto, si no la reciente controversia que se ha suscitado con respecto a la gente que tiene oportunidad de asistir a un estadio a observar un partido y en él momento justo en el que el arquero del equipo visitante lleva a cabo su despeje, se escucha el “grito de guerra”… ¡Eeeeeeehhh Puuuutttoooo!

Pero antes de llegar a la división de opiniones, un poco de historia para la comunidad internacional que me sigue… (ojalá XD)

Existen dos hipótesis acerca de donde surgió este denominado grito de guerra mexicano, la primera dice que la porra del atlas llamada  “la barra 51” se lo gritó a Oswaldo Sánchez (Portero canterano del Atlas de guadalajara ya retirado), que salió de este equipo para jugar con américa primero y chivas después, le gritaron eso, por haber dejado al equipo que lo vio nacer profesionalmente, y que la verdadera intención del reclamo hacia Oswaldo era no haberse quedado en ATLAS, ya que “la barra 51” consideraba como desleal que primero abandonara sus raíces futbolísticas para irse al equipo “mas odiado” del país (América) y posteriormente al rival vecino (Chivas); la porra lo consideró como una severa falta de amor a la camiseta que lo vio nacer; andar con un equipo y con otro, en pocas palabras “prostituirse” como futbolista.

La segunda hipótesis hacen referencia a la ocasión en la que el futbolista y ex-estrella de la selección estadounidense Landon Donovan (@landondonovan por si lo quieren seguir en twitter), en un entrenamiento en el estadio jalisco se le ocurrió la trastada de orinarse en los arbustos que rodeaban el campo, esta acción fue captada por los medios de comunicación que estaban presentes en el lugar y distribuida en televisión a nivel internacional, lo cual desató la molestia justificada de la raza mexicana que se desquitó con el futbolista en pleno juego al gritarle “eehh puto” cada vez que tocaba el balón.

Pero bueno entre que son peras o manzanas, el origen del grito se lo dejaremos a los analistas expertos en la historia del deporte para que ellos determinen cual es la verdad.. mientras tanto seguimos…

Uno de los principales interesados en promover la erradicación de este grito en los estadios por considerarlo como burdo y homofóbico, es el señor Heriberto murrieta (@heriberto_espn por si quieren seguirlo en twitter), famoso comentarista de deportes de la cadena internacional ESPN Deportes. En declaraciones recientes en una entrevista realizada a su persona, el considera que este supuesto “grito de guerra” debe desaparecer definitivamente de los estadios, al pensar que es ofensivo para una comunidad determinada de personas que pudieran sentirse agredidas al escucharlo, un argumento bastante atinado para mi gusto.

Sin embargo, en nuestra cultura mexicana, la manera mas común de expresarnos “en el barrio” es regularmente con palabras altisonantes, pero lo que nos hace diferentes es nuestra forma de ser como mexicanos, ya que esto nos permite darle distintas connotaciones a una misma palabra dependiendo del tono o la oración en la que la utilicemos, por ejemplo y en especifico la palabra “PUTO” en su lado femenino se utiliza para mencionar a las mujeres que se dedican al oficio mas antiguo del mundo, lo elegante es llamarlas prostitutas, lo real ustedes ya lo saben, no lo repetiré porque eso si es un tanto agresivo.

También se utiliza como dice el señor murrieta, para referirse a un homosexual, sin embargo, si se usa la palabra en diminutivo puede convertirse hasta en un saludo muy cariñoso hacia nuestro mejor amigo o compadre (“que onda putito.. como estas”) algo muy al estilo de nuestro México en mi muy humilde opinión.

Leyendo un artículo en la página de medio tiempo (aquí se los dejo por si lo quieren leer) donde se hacia referencia a una encuesta realizada a un comunicólogo, un arquitecto de profesión abiertamente gay, y un miembro de dicha comunidad, quienes a pesar de compartir las mismas preferencias sexuales, sus opiniones eran ligeramente divididas con respecto al grito. Para algunos si resultaba ser ofensivo pero para otros era considerado como una palabra que dicha en el estadio no lleva una connotación peyorativa y forma parte del “desmadre” en el juego.

Tengo un amigo que es abiertamente “joto” (otra forma de llamar a los homosexuales en mi país), él se llama a si mismo “joto” según por su preferencia sexual pero no tener dinero, a los que si lo tienen y poseen su misma preferencia sexual a esos si se les llama gays (entre ellos también hay clases). En una oportunidad de platicar con él, se me hizo fácil preguntarle que opinaba de este grito y el muy inteligentemente me respondió… a mi no me gustaba el fútbol, pero ahora cada vez que veo un partido y lo gritan siento que me hablan y voy corriendo…

En mi opinión muy personal, honestamente creo que, conforme a los antecedentes del surgimiento del grito, probablemente la intención era un reclamo directo hacia un jugador en específico, sea oswaldo sánchez o landon donovan, pero conforme a pasado el tiempo, este grito se ha estado convirtiendo en una manera de “hacer desmadre”. Hoy algunos lo consideran homofóbico, pero yo me pregunto… alguna vez le han preguntado a los árbitros, que sienten cuando pitan un partido de fútbol y les gritan hasta de lo que se van a morir  ???? 

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s