El esclavo de nuestros tiempos


Desde épocas inmemoriales la historia del ser humano sea cual sea su origen, ha estado plagada de tiempos difíciles, muchos de los cuales han sido provocados por guerras, hambruna, desastres naturales, descontrol político y un sin fin de problemas mas.

Sin embargo, a mi muy particular punto de vista, uno de los problemas mas difíciles de erradicar en nuestro planeta es la esclavitud, en algunos países mas arraigada que en otros, pero hoy en el 2016, a pesar de que erróneamente nos consideramos seres pensantes, esa esclavitud sigue existiendo.

Hace ya bastante tiempo, cuando intentaba hacer mis primeros “pininos” en un blog diferente a este, escribí un articulo emitiendo una opinión sobre como es que funciona el sistema bancario en México, cuyo mecanismo esta perfectamente diseñado en conjunto con las leyes de nuestro país para volvernos unos típicos esclavos del sistema.

El artículo lo escribí un tanto molesto porque yo mismo me convertí en uno de esos esclavos de manera muy sencilla, al engancharme con el anzuelo mas efectivo del sistema, una tarjeta de crédito.

Seguramente se preguntaran como sucedió, pues bueno a grandes rasgos su servidor confiando plenamente en mis “habilidades financieras ultra-paranormales” decidí acudir a un banco para abrir una cuenta de ahorro, misma que según yo, nunca iba a tocar hasta no tener una cantidad suficiente para adquirir algún beneficio importante o para cubrir alguna emergencia, sin embargo, desde el momento que decides entrar a la sucursal, tus planes cambian gracias al personal bancario, los cuales están preparados para otorgarte el mejor servicio, que tu NO SOLICITASTE, ni TAMPOCO REQUIERES.

Para no hacer el cuento muy largo, abrí la cuenta de ahorro pero termine saliendo con una tarjeta de crédito cuya cantidad de respaldo era de 20,000 pesos, cantidad que a la larga, por mi estúpida creencia de ser un amplio conocedor del sistema financiero y casi casi un experimentado corredor bursátil, terminaron por convertirse en 50,000 pesos de adeudo.

Por el mal manejo de las fechas de corte y fechas de pago que son dos cosas muy distintas. El punto importante es que debido a mi inexperiencia lo que parecía “un regalo” de $20,000 pesos por parte del banco se convirtió en una deuda que me generó $30,000 pesos de intereses. lo cual resulto incosteable para el bolsillo de un servidor.

Esta acción convirtió mi sueldo en una nomina zombie.. ya que toda estaba dedicada a cubrir esa deuda, volviéndome prácticamente un esclavo que trabajaba casi en su totalidad para cubrir el monto. Si bien es cierto la esclavitud antigua en la cual se sufría de acoso laboral, discriminación racial, violencia además de agresiones físicas y verbales severas, la esclavitud contemporánea de los delincuentes de cuello blanco nos ha sumergido (y en parte tenemos culpa) en un verdadero ESCLAVO DE NUESTROS TIEMPOS…  

 

 

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s