Cuando se nace con estrella


Dicen que cuando nacemos, todos tenemos un destino ya predeterminado, es decir, muchos creen que nuestro camino de vida esta previsto por una deidad superior que se encarga de colocar los sucesos necesarios en los eventos que nos ocurren a lo largo de nuestra vida para llegar a un destino final. Otros dicen que el destino predeterminado no existe y que uno se lo va forjando conforme toma las decisiones que se van presentando durante nuestro tiempo en este mundo.

Sin embargo, existe cierta teoría urbana que sugiere, que algunos personajes extremadamente especiales nacen con estrella, es decir, que la suerte que los acompaña desde su nacimiento es tan benévola con su persona, que permite convertirlos en seres sumamente exitosos o triunfadores a lo largo de su vida.

Esta teoría pudiese ser soportada por ejemplos vivientes en la actualidad, seres a los que nos consideramos “simplemente mortales” denominamos “leyendas”, tal es el caso del estadounidense Michael Phelps quien es multimedallista olímpico en la disciplina de la natación.

“La Bala de Baltimore” como lo han bautizado algunos comentaristas deportivos, comenzó su carrera deportiva en el mundo de la natación a los 15 años, hoy en día, después de participar en 5 juegos olímpicos hasta el momento, se ha convertido en uno de los deportistas internacionales mas laureados de todos los tiempos, al ganar 28 medallas olímpicas, 23 de ellas de oro en las diversas disciplinas de natación en las que ha participado, tanto de manera individual como por equipos, que cabe mencionar, estos últimos arropan con su gran calidad a este tritón de los mares.

Este deportista histórico, que aun continua escribiendo un capítulo mas en lo que en mi opinión muy particular se convertirá en una enciclopedia deportiva, de nueva cuenta y pese a las expectativas negativas de muchos analistas deportivos escépticos, quienes aseguraban que su edad se convertiría en un factor en contra determinante para seguir cosechando medallas, “la sigue rompiendo” en estos juegos olímpicos celebrados en Río de Janeiro en Brasil.

Sus victorias constantes, contundentes y avasalladoras nos hacen pensar que no existe algún competidor que por lo menos logre igualar su récord de medallas, al menos no por ahora, y en mi muy humilde ademas de bastante desconocedora opinión no existirá en muchos años, algo similar a lo que paso con aquel legendario clavadista mexicano llamado Joaquín capilla quien también es un histórico multimedallista olímpico mexicano de una disciplina y época diferentes.

Puedo seguir nombrando grandes deportistas de toda la historia que han nacido con una estrella enorme que los ilumina, pero pocos llegan a la élite de ese reducido grupo, creo sin duda alguna que Michael Phelps es uno de esos escasos deportistas que su nombre prevalecerá a lo largo de la historia del deporte estampado con letras de oro en el salón de la fama de la natación internacional.

“La Bala de Baltimore” a la edad de 31 años ha estampado su huella en los anales de la historia deportiva, si eso no es nacer con estrella entonces no se que será…

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s