A mis amigos…


Todo aquel que me conoce personalmente sabe que soy el tipo menos sociable que hay sobre la faz de la tierra y si no es así, se que soy un fuerte candidato para representar a mi país en un mundial del individuo menos sociable en la categoría MÁSTER (si es que el evento existe) y luchar por ese poco honorable primer lugar, amigos tengo muy pocos, de hecho puedo aventurarme a decir que los puedo contar con los dedos de las manos, esto a pesar de conocer a muchísima gente, mi carácter osco, necio y excesivamente anti sociable, solo provoca que “ahuyente” a las personas que pretenden acercarse a mi buscando un favor o una amistad sincera.

Sin embargo y a pesar de semejante debacle personal, tengo un bastante selecto grupo de amigos que en pocas palabras y para no darle muchas vueltas al asunto son un “reverendo desmadre” y considero que, fuera de mi familia, son las únicas personas que me soportan y con los que me llevo excelentemente pesado, aunque esto suene curioso y bastante raro.

Son honestos al hablar, directos, nunca son hipócritas, si tienen que decirme algo me lo hacen saber sin rodeos, lo cual es digno de agradecerse en esta época en la que la mayoría de las relaciones amistosas se mantienen por las redes sociales  y estas carecen de una autenticidad sustentable.

Aunque en razón de la distancia coincidimos muy pocas veces en el año, tengo que mencionar que debo agradecer a que, gracias al avance de la tecnología, esas relaciones de amistad se han mantenido unidas, creando lazos fuertes a lo largo de los años, mismas que sobreviven hasta hoy en día.

Es agradable saber que independientemente de la distancia geográfica que nos separa, esas amistades perduran, gracias a la comunicación casi diaria y constante, como si estuviéramos en el mismo lugar, aunque a veces resulta un poco frustrante por que en algunas ocasiones, uno desearía poder convivir mas con los que si están cerca entre sí, y llegas a perderte eventos organizados en el momento, los cuales por razones geográficas, resulta imposible si no se tiene el tiempo suficiente para trasladarse al lugar de la reunión.

A pesar de todas la vicisitudes antes mencionadas, la amistad ha permanecido sin resquebrajarse, el respeto, la alegría, el recibimiento, las ganas de aprovechar el tiempo y compartirlo juntos por ser pocas las veces que logramos reunirnos, siguen existiendo de manera permanente.

Es un enorme gusto y satisfacción haberme encontrado a este tipo de personajes en el camino, cada uno piensa de manera diferente, todos compartimos la misma pasión por el trabajo y las carreras que desempeñamos, y aunque son areas distintas, eso no ha sido impedimento para mantener una comunicacion sana y abierta sobre cualquier tipo de situacion  que aqueje a uno o a todos al mismo tiempo.

Por esa razón y por muchas otras es que hoy comparto con toda la gente que pudiera leer este blog alguna vez, el cariño especial que siento por mis mas sinceras amistades…

Para todos ustedes cabrones… hay tamos

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s