Mi travesía


Creo en la existencia de un espíritu en mi interior, ese ser que motiva el movimiento natural de mi cuerpo, esa sensación extraña que me hace despertar cada mañana con el deseo firme de conquistar el pequeño universo en el que me ha tocado vivir.

En ocasiones el humor de su eterno y único “transporte de aventuras”, contrasta con el pensamiento positivo de mi espíritu, mi cuerpo reniega mal humorado por tener que obedecer los deseos de movimiento de mi espíritu, como niño enojado haciendo berrinche, aunque al final la energía positiva emitida por el motivador, se convierta en combustible natural para ese negado, viejo y un tanto oxidado “transporte de aventuras”.

Se debe alimentar el espíritu, dicen algunos, con pensamientos positivos, buenas vibras, y energías sanas, eso lo enriquece, ademas lo hace feliz, solo que conseguir ese alimento a veces resulta muy difícil, sobre todo viviendo en un mundo lleno de conflictos de toda índole, capaces de generar un ambiente tan negativo que el alimento termina escaseando.

Sin embargo, tengo total y absoluta fe, en que siempre exista una pequeña sonrisa que proporcione una fuente de alimento inagotable para ese espíritu sediento de buenos sentimientos y bellas sensaciones. Siempre con la esperanza de que el deseo de vivir un día a la vez no se convierta en un fastidio en lugar de disfrutarlo como una nueva aventura.

Es común que cuando nuestro único e inigualable “transporte de aventuras”, por la dura travesía, comienza a sentir que es tiempo de terminar de rodar por los caminos de la vida, nuestro espíritu se vuelve mas sincero y pretende aprovechar al máximo hasta el ultimo instante de su largo viaje, abriendo su corazón y conectándolo con el ferviente deseo de su alma de liberarse de cualquier sensación extraña que no le permita descansar eternamente.

El ser siempre positivo, y saber que el final de la travesía se acerca, provoca una sensación extraña en nuestro espíritu, que lo hace decir todo lo que siente sin tapujos, pedir disculpas de corazón si es necesario con tal de no dejar nada pendiente y terminar el viaje sin complejos, a sabiendas que el irremediable final esta cerca y no abra una nueva oportunidad para expresarse.

Hasta aquí he llegado, espero haberlos motivado con una lectura positiva como hoy mi espíritu lo hace con mi viejo y achacoso transporte de aventuras, espero que aun me falte un largo camino por recorrer, se que cada vez será mas lento, el camino mas escabroso y la distancia recorrida sera cada vez menor, pero el entusiasmo no debe disminuir, si bien es cierto la fuerza motriz ira desapareciendo conforme pase el tiempo, la voluntad de seguir avanzando siempre será mayor, aunque el fin del viaje este cerca.

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

 

 

 

 

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s