Soy Bloguero, luego existo


Pocas cosas me encantan, pero las que lo hacen, llenan mis expectativas, una de ellas es escribir, me es grato crear una idea, una ilusión, un poema, o hasta un mundo mágico a partir de una palabras  sin salir de mi mente.

Me resulta fascinante imaginar cosas, acomodar palabras, escribir algo que primero me resulte como método personal desestresante y segundo se convierta en algo agradable para disfrutar al leerlo.

Algunas veces me cuesta mucho tratar de concentrarme en escribir sobre cualquier situación, no tengo un tema predilecto, y existen millones de cosas en las que no soy experto, lo que provocaría que pudiese emitir una opinión equivocada en cualquier momento, pero a fin de cuentas el error seria involuntario y procurando no agraviar a nadie.

Sin embargo, aunque la diversidad de temas me abren una infinita cantidad de posibilidades para escribir, existen momentos que yo interpreto como espasmos vaso vágales, secciones del pensamiento donde por mas que insisto en escribir ya sea para compartir o hasta ocupar un espacio en mi memoria, simplemente no se me ocurre nada. Un fenómeno que describo como “el lado obscuro de la escritura”.

Crear un mundo con la imaginación, puede resultar en ocasiones un tanto difícil y hasta tedioso cuando la intención es llevar a todo aquel que te lee, a viajar a un lugar especial, lejos de esta tierra, un espacio en donde los sueños se pueden cumplir con solo cerrar los ojos.

Hay cientos de artistas que a lo largo de los años han logrado imprimir un sello y estilo personales en sus obras, ese pequeño y casi imperceptible detalle que nos permite saber que ellos lo escribieron, yo aun no consigo establecerme en un estilo pero no desisto en mi lucha diaria por alcanzar esa meta.

Escribo al aire porque el siempre me escucha, escribo porque si, porque no necesito un motivo para hacerlo, porque no existe un tema del que no pueda hablar sin equivocarme, aun sin conocerlo, porque existen miles de mundos imaginarios diferentes de los cuales poder platicar, porque solo basta el deseo de querer hacer las cosas para impulsar mis manos a decodificar mis pensamientos.

Nada me detiene una vez que logro captar la idea de lo que quiero compartir, disfrutar del camino que suele convertirse en una aventura de la cual siempre desconozco el final, me basta con el inicio para satisfacerme y la esperanza de un final para complementarme. El primer paso es el mas importante y no hay marcha atrás.

Vivo dentro de cuatro paredes, pero procuro mantener libre mi ventana directa al universo de la imaginación, añorando que en cualquier instante pueda entrar una idea atraída por el viento de la curiosidad a motivar mi imperiosa voluntad de escribir, por el gusto de hacerlo.

Es la única actividad en la que no siento temor a equivocarme, porque se que eso irremediablemente sucederá, no me limito, no me siento presionado por hacerlo, lo hago por sentir que mis pensamientos viven y me mantienen vivo, por saber que existe la posibilidad de compartir algo con alguien ajeno a mi mundo, por imaginar la idea de que existen personas que se identifican con lo que hago o escribo. Porque…

Soy Bloguero y luego existo..

Anuncios

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s