Como despilfarrar tu aguinaldo en 5 pasos


La época decembrina ha llegado, con todo lo que esto conlleva, las posadas, las reuniones familiares, las vacaciones, los buenos deseos, el tiempo para compartir con familia y amigos, pero quizás en estos momentos, al menos en México, ninguno de ellos es tan importante como el ya tan mencionado aguinaldo.

Justo durante este período quincenal, la mayoría de las empresas o instituciones gubernamentales, otorgan esta prestación a sus empleados, la mayoría lo destina para pagar deudas adquiridas durante el año que termina, otros para adquirir nuevos artículos electrodomésticos, o los regalos navideños para los pequeños de la casa.

En esta época del año, como decimos en el norte, salta mucho valiente, a la hora de cooperar para armar una pachanga, para comprar la carne, salsa, tortillas, desechables, cerveza o refrescos, nadie dice que no, todos queremos ser participes de la situación con tal de compartir un momento agradable.

Sin embargo, al menos en mi opinión, muy personal, creo que nunca nos detenemos a pensar en todo el esfuerzo y trabajo que nos costo conseguir ese pequeño estimulo, (salvo que leas esto y seas diputado senador o presidente de la república, ahí si, el estimulo es mucho mayor y con menos esfuerzo jejeje). Todas las vicisitudes por las que tuvimos que pasar para alcanzar a tener en nuestras manos ese pequeño logro.

Dirán algunos, “¡es que, para que trabajar tanto si no vas a disfrutar de ese dinero!”, y ese concepto es algo con lo que estoy totalmente de acuerdo, pero en lo que si difiero, es en la manera tan desmesurada en la que se suele acabar con ese incentivo en tan poco tiempo.

Por ejemplo: Como despilfarrar tu aguinaldo en 5 pasos…

  • El mes de diciembre es de casi una pachanga por día a partir del día 15 en adelante si no es que antes, siempre y cuando ya se haya cobrado el aguinaldo. Obviamente los gastos por “cooperación voluntaria” para aportar en la fiesta se disparan casi sin darnos cuenta. Si se hacen números de lo que se gasta en esos “piquitos” de dinero, observarán una fuga importante de aguinaldo.
  • Los famosos intercambios de regalos: que por lo regular nunca le atinas al gusto de quien te toco regalarle, o a ti te terminan regalando algo que nunca vas a utilizar o no te gusto. Riesgo alto, gasto innecesario.
  • Los regalos de navidad: esto es para mi gusto, el único gasto que puede resultar un tanto inevitable, ya que siendo honestos, a quien no le gusta que le hagan un regalo, a los que somos papás nos toca esa carga pesada, obvio al referirme a papás, incluyo mamás luchonas, porque también se la parten para regalarle algún detalle a los hijos. Lo que si podría evitarse es que los regalos resulten ser tan costosos que incluso puedan rebasar lo destinado para ellos o peor aun, todo el aguinaldo y generar una deuda inconmensurable a largo plazo.
  • Las compras improvisadas: muchas de las veces en que vamos con una idea muy clara en mente para realizar una compra en específico, la cumplimos, siempre y cuando sea de enero a noviembre, sabemos que es lo que necesitamos adquirir, lo ubicamos, algunas veces hasta anticipamos el costo del artículo y nos preparamos con el efectivo necesario para liquidarlo, pero siendo diciembre más el aguinaldo en la bolsa, “lo que se te atraviese lo levantas”. Pocas veces medimos el costo, la utilidad, o la necesidad que cubrirá dicho artículo, trayendo dinero en la bolsa nos sentimos como “los grandes millonarios” y nos queremos comer el mundo a billetazos.
  • Las tarjetas de crédito: Según un estudio mercadológico, es en este mes en el que mas tarjetas de crédito se aprueban en el año, tal parece que la ilusión acerca de que un banco te otorgue un crédito de 10, 20, 30 o hasta 50 mil pesos en diciembre, nos hace pensar que esa deuda no crecerá, que podremos con la misma y que para el próximo diciembre ya habremos terminado para poder adquirir un nuevo crédito más grande, gran error. Las deudas adquiridas en esta época del año generalmente son por no contar con el efectivo suficiente para liquidar artículos en el momento de su adquisición, es decir, queremos utilizar el aguinaldo para fiestas, reuniones, paseos, salidas a comer, etcétera, por eso nos terminamos engañando a nosotros mismos al decir, esto lo pago a crédito y dejo el dinero para mi, pero si lo pensamos bien, quizás seria mejor adquirir el artículo en efectivo y seguir disfrutando de tu sueldo limpio sin deudas para el siguiente año.

No quiero decir que se trate tampoco de esclavizarnos todo el año en el trabajo, para recibir nuestro aguinaldo, no gastarlo en nada y pasar las fiestas decembrinas encerrados con tal de no acabar con el, pero si seria bueno que hiciéramos conciencia acerca del buen uso y destino final de esta prestación que tanto nos costo obtener, recuerden que solo llega UNA VEZ AL AÑO, ojalá y fuera todos los días.

Y sobre todo recuerden que estas épocas son para celebrar y pasarla bien con la familia, no para terminar por amargarnos económicamente el año venidero, acuérdense que ya nuestro bendito gobierno cada año nos saca una sorpresa en impuestos, eso si que va a doler y ahí si no traeremos aguinaldo que nos respalde.

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s