Los Hijos como los buques


Es cierto que no podemos trazar la ruta de nuestros hijos. Lo que sí podemos hacer es ayudarlos a que lleven un buen equipaje, lleno de humildad, solidaridad, honestidad, disciplina, gratitud y generosidad. Podemos desear su felicidad, pero no ser felices por ellos. No podemos seguir su travesía, ni ellos descansar en nuestros logros.

Los hijos deben hacerse a la mar desde el puerto donde sus padres llegaron y – como los buques –  partir en busca de sus propias conquistas y aventuras con la preparación suficiente para navegar un largo viaje llamado Vida.

¡Cuán difícil es soltar las amarras y dejar zarpar el buque…! Sin embargo, el regalo de amor más grande que puede dar un padre a sus hijos, es la autonomía.

¡Hijos, buen viento y buena mar…!

–  AUTOR ANÓNIMO –

No recuerdo donde encontré este texto, pero lo tenía almacenado como publicación pendiente porque su certeza me resulto tan irrefutable como conmovedora a la vez.

Los comparto con ustedes, a sabiendas de que es muy probable que ya lo hubiesen visto en alguna de las múltiples redes sociales existentes.

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s