Hasta pronto abuela


Algo dentro de mí, termino por romperse, la sensación de una emoción incontrolable es extraña; quien me observaba en el momento del hecho preguntaba sin cesar, “que tienes…” mi respuesta a esa pregunta era tan simple, y a la vez profunda, llena de dudas… “no lo sé”, esto mientras las lágrimas rodaban en abundancia por mis mejillas fundamentadas en el más profundo dolor de mi corazón.

No es fácil decir adiós, nunca lo es, estés en el momento en el que estés, las despedidas no son mi fuerte, no es algo que me agrade ó que constantemente quiera realizar, ni siquiera en el día a día; la zozobra y la angustia de saber si volverás a ver a esa persona se apodera de mi espíritu, es una sensación terrible para los que somos de pensamiento con tendencia depresiva.

En la vida hay despedidas inevitables, aquellas que sabes que nunca volverás a compartir un tiempo de calidad que genere buenos recuerdos para el futuro, esas despedidas que jamás esperas que sucedan, pero sabes que no existe manera alguna de evitarlo.

Existe un temor fundado en mi alma, ahora que ese maravilloso ser ha partido, jamás volveré a decir “como estas abuela”, porque ahora te has ido.

Tus enseñanzas, tus talentos, tu don de gente, tu forma de ver la vida, un ser tan envidiablemente apacible, llena de energía, con un carisma singular, y un honesto aprecio por la gente que te rodeaba.

Tantas cosas por decir, tanto que platicar, siempre entendiendo a todos de manera especial, considerandolos como seres únicos, describiendo cada uno de sus talentos y virtudes, siempre conservando la sonrisa y la alegría por vivir.

Le regalaste a mi descendencia tu valioso tiempo, al llenarlas de cariño, platicarles anécdotas que viviste a mi lado cuando era niño, compartirles mis ocurrencias, travesuras, accidentes, todo con una descripción a detalle asombrosa, que provocaba que volara su pequeña imaginación dejándoles una sonrisa en el rostro casi permanente.

El pilar de la familia, tu mirada tierna, tu sabiduría, el calor humano que tu presencia creaba de manera involuntaria, tu creencia en un ser supremo tan arraigada y a la vez tan llena de fe, tu deseo de ser feliz y plena siempre, tu amor de toda la vida por ese otro ángel que ya esta en el cielo para acompañarte eternamente.

Diste lo mas preciado para un ser humano, tu vida con tal de ver feliz a todos aquellos que formamos parte de tu descendencia, a pesar de ser tan diferentes entre sí, nos amaste a cada uno de nosotros, me atrevo a asegurar que nadie tiene un mal recuerdo de tu persona, así de amable fuiste, un alma de corazón puro.

Tu capacidad indiscutible para sacar lo mejor de cada persona viendo siempre el lado positivo, esa sencillez y humildad para escuchar, entender y brindar un consejo sabio a todos los demás, siempre con buena intención y de todo corazón.

Hoy te has ido, pero te has convertido en un ser de alma y corazón inolvidables…

Hasta pronto abuela, dios te bendiga, porque tu lo has hecho con nosotros…

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s