En la búsqueda del éxito


Todos tenemos diversos objetivos, metas y deseos por cumplir, dependiendo de nuestros intereses particulares, es la meta que nos proponemos, en cualquiera de los casos sabemos de antemano que debemos poner nuestro máximo esfuerzo y empeño en alcanzar esa meta cuando realmente se tiene la firme convicción de poder alcanzarla y, si esta convicción no existe, el deseo es un explosivo motivante para intentar conseguir ese sueño que se persigue.

Cualquiera que sea el caso, todos compartimos la idea un sueño por cumplir, involuntariamente o no, por ejemplo, uno de mis más grandes sueños es ver a mi descendencia cumplir los suyos, aunque suene raro o extraño, el amor de padre y mi deseo por verlas cumplir sus metas es más grande que incluso sus propios sueños.

Por ejemplo y para ser mas claros, una de ellas desea irse a vivir a otro país muy lejano y con una cultura muy distinta del mío, mi sueño comienza con la idea de poder regalarle esa dicha y ayudarla a conseguir ese sueño por muy difícil o complicado que suene, si eso es lo que ella en verdad desea, si ella cumple su sueño, eso cumplirá el mío, suena estupendo no creen.

La otra tiene un talento artístico natural, y esto lo digo siendo lo mas objetivo posible y dejando de lado el amor de padre que guardo por su persona, sé que si ella tuviera la oportunidad de mostrarse en un escenario importante haciendo lo que más le gusta, sin duda podría brillar y destacar en su ámbito, ya sea el modelaje, el baile, el deporte o cualquier otra disciplina que ella elija. Si ella llega a sentirse triunfadora, automáticamente yo abre triunfado al verla lograr sus sueños.

Siendo mas localistas y a título personal, en mi juventud tuve muchos sueños que no pude cumplir por diversas razones y que hoy, desafortunadamente por la edad, y mi estado físico, no me ha quedado mas remedio que dejarlos en el baúl de los recuerdos, pero hay otros que de verdad sigo soñando con poder cumplirlos, uno de ellos, viajar por lo menos dos veces al año a distintas partes del mundo, si se pudieran mas pues más obviamente.

Siendo más concreto, es curioso que, conforme pasan los años, las épocas y los intereses cambian, a mi edad he perdido el interés en los logros deportivos, ya estoy mas en una zona de “disfrute” que en una de “alta competencia”, aunque el deseo de ganar permanece, a estas alturas ya no resulta tan indispensable o determinante como lo fue en otra época.

En esta etapa de la vida, comienzo a aprender a disfrutar, después de tantos años de priorizar otras cosas como las cuestiones laborales o estudiantiles, siento que es momento de empezar a cosechar esos frutos, aprender a decir no a eso que me desgastaba, a dejar de lado lo negativo, a dejar de pensar tanto en algo que solo basta con hacerlo para dejar de preocuparse, es momento de empezar a vivir.

Perseguir los sueños debe ser una actividad permanente, las búsqueda del éxito cualquiera que sea la meta, se debe perseguir hasta lograrlo, pero eso no debe significar que el camino deba ser tan desgastante que al final te haga desistir, hay que aprender a disfrutar del paisaje en lo que se llega al destino.

Como siempre ustedes tienen la mejor opinión…

Foto de picjumbo.com en Pexels

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s