Hoy solo es un día más…


Realizo un análisis de mi interior, me siento triste, cansado, agotado, mermado, distraído, estresado, presionado y lo peor de todo es que no tengo ni idea del porqué…

Quiero pensar que mi cabeza me esta jugando chueco, o que físicamente mi cuerpo ya entendió que la edad comienza a pesarme, no sé como distraerme, no sé como aprender a disfrutar de las cosas, no he podido aprovechar las muchas oportunidades que la vida me ha dado, quizás por miedo, por inexperiencia, pero siendo objetivo, no existe ninguna razón valida para justificar mi renuencia al cambio.

Dicen que todos tenemos un lugar en la vida, o que la vida se encarga de poner las cosas en su lugar, yo siento que mi interior es como un armario, con un montón de garras viejas y desordenadas que nunca uso, pero que están ahí, amontonadas, sin moverse, consumiendo mi espacio y energía, desaprovechadas.

Cuando escucho hablar a los demás de sus sueños y metas por cumplir, o las maneras en que ya están trabajando para eso, o de aquellos que son menores que yo y que quizás han logrado una estabilidad bastante notoria y vienen las inevitables comparaciones, siento que me he estancado, pero no entiendo el como, ni el porque.

Personalmente siento que mis “logros” son pequeños, o hasta efímeros, he dedicado demasiado tiempo a cosas que no tiene ningún sentido; y en las que realmente debería enfocarme, el miedo parece apoderarse de mi sin razón aparente.

Mucha gente a mi alrededor confían más en mis capacidades y talentos (si es que se consideran así) que yo mismo. He perdido la fe en mis habilidades, soy bueno, pero no se para que, escribir es un hobbie y mi terapia personal, ya no tengo la edad para competir de manera deportiva, me faltan ideas y creatividad en la fotografía, y las carreras que estudie, siento que no son lo que yo esperaba, en este momento, siento que he buscado demasiadas alternativas y que ninguna me ha resultado lo suficientemente favorable como para llevar una vida cómoda y brindarle a mi familia lo que de verdad necesita.

Siento que he desilusionado a mucha gente y eso me desilusiona, siempre quiero hacer las cosas lo mejor posible, pero creo que es por razones incorrectas, mantener una imagen de un ser perfeccionista, estricto, reservado, egocéntrico, huraño, meticuloso, agresivo, frontal, insociable y hasta brutalmente honesto es muy difícil cuando se convive en un mundo donde la hipocresía y la falsedad pululan.

Se que este no es el lugar que quiero en la vida, no es la forma en la que quiero terminar de vivir, temo a la muerte sin siquiera estar enfermo, le temo, no porque estoy seguro que llegara algún día y no lo puedo evitar, temo a morirme y no haber sido capaz de disfrutar de la vida plenamente como debería ser.

Hoy solo es un día mas, donde tengo que trabajar en algo que no me llena, hacer algo que no me gusta, cumplir con cosas solo por cumplir, y continuar por el pasillo del cansancio como un verdadero triunfador hipócrita que goza del éxito que nunca le ha llegado pero que todos imaginan que es así.

No soy nadie aún, y no lo he sido en muchos años, extraño a esa persona fuerte, valiente, arrogante, egocéntrica, capaz, arrojada, ansiosa de conseguir el éxito, que era hace 20 años, hoy, después de tanto tiempo siento que me hace mucha falta.

Pero hoy solo es un día más… debo seguir avanzando…

Imagen de Eren Demirci en Pixabay

Si te gustó el tema déjanos tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s