Historia de una cana triste

Soy ese símbolo en tu cabello que delata tu edad. Intentas ocultarme, sabiendo que mi persistencia es casi tan segura como la llegada de la muerte. Te enfrascas en una lucha en mi contra, que sabes de antemano que no serás el vencedor. Es difícil vivir conmigo a cuestas, pero al final, te darás por…

La marioneta

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más,…

Ya es tiempo

Bendecido aquel que conoce la hora de su muerte Porque sabe que es tiempo de despedirse Olvidar el pasado y viejos rencores Liberar el alma de las lozas del ayer Disfrutar los últimos momentos con alegría No preocuparse por el mañana Para poder vivir el presente que le queda Hombre muerto caminando dicen algunos Hombre…

Ser padre no es nada fácil

Estoy frente a mi espejo, observo lenta y detenidamente como el tiempo se ha encargado de registrar su huella en mi rostro, luzco viejo y cansado, con una mirada triste con cierto sentimiento de culpa y frustración que aun no termino por comprender, ser padre no es nada fácil. Solo y meditabundo, comienzo a recordar…

Luna de noche

A ti, tan bella y tan llena de misterio, musa inspiradora provocadora de caricias de los amores de juventud, que nacen cobijados bajo la luz tenue de tu manto nocturno. Apareces puntual cada noche, algunas veces con un rostro sonriente, algunas otras nostálgica, otras con una seriedad impenetrable como un digno monumento al enojo y al recelo, aun así, la belleza de tus…

Cuando llegue el momento…

Fría e inevitable apareces sin anunciarte con ese obscuro y lúgubre manto sobre ti. Señal irrefutable anunciando que el final del camino ha llegado y es hora de partir hacia lo que muchos aseguran existe. Incorruptible, inquebrantable, no derramas una sola lágrima por nada ni por nadie. No sufres, no ríes, no disfrutas, no permites…

El tiempo lo cura todo

Escribo estas palabras para desahogar la tristeza de mi espíritu, la tinta que emana de mi pluma, al ser desplazada sobre el papel dejando su imborrable huella, simula las lágrimas que caen sobre mi rostro mitigando el dolor de las heridas impalpables en mi alma.

Bienvenida la lluvia

Es cerca de la media noche, el ruido estremecedor de algunos relampagos y truenos interrumpen mi sueño intenso abrazado por el dios morfeo, son las señales de la naturaleza que anuncian la llegada inminente de ese fenomeno climatico tan inspirador para mi, llamado lluvia. Solo pasan algunos minutos y la maravilla comienza…

Terminando un ciclo…

Han pasado varios días desde que lo nuestro “oficialmente” se acabo, despierto de mi letargo sentimental y descubro que el tiempo que ha pasado, parece ir mas lento, mi alma agoniza y mi mundo parece sumergirse en las tinieblas de tu olvido.

Entre la lluvia y la nostalgia

Los recuerdos llegan tan súbitamente que invaden mi cabeza, momentos del ayer que son recordados uno a uno como las gotas de lluvia que caen sobre mi ventana. Algunos buenos otros malos, pero todos en conjunto describen una historia que en ocasiones me gustaría volver a vivir.

Una guerra en mi cabeza

Una guerra entre sueños y pensamientos invaden mi cabeza, ilusiones sobre una mejor vida, posición económica, un mejor auto, mejor casa, se contraponen a mi severa realidad. Las ganas y el deseo por ser mejor en todos los aspectos, se enfrasca día a día en una lucha interminable contra las remotas posibilidades que una persona como yo, tiene…