Conversando con las estrellas….

En una calurosa y despejada noche de verano, me encuentro sentado a la orilla de una banca a solas, para variar sigo sin algo importante que hacer, mas que alimentar mi abrumada e insípida soledad, con la ausencia de entusiasmo en conjunto con mi desdeñable actitud involuntariamente negativa.