Triste realidad

Una vez finiquitado el periodo de asueto, la realidad reaparece tan exasperante como sorprendente, similar al momento en que terminas desconociendo a una persona después de no verla en una semana…